Kayakismo: día 4

Ayer lunes fue mi cuarto día del curso de kayak. Esta vez salimos en kayak con Juan (el instructor). Esta vez la idea fue enseñarme a salir del kayak sin darlo vueltas, cosa que no fue digamos que muy bien (me encagué de llenarlo de agua) y a volver a subir al kayak desde el agua.

No voy a decir que es algo tan difícil como agarrar un chancho enjabonado, peeero no es tan simple. Más aún cuando los kilitos de más se hacen notar y el kayak no tiene las llamadas cuerdas de vida (ese tipo de kayak puntualmente).

Igual… en el primir intento haciendo pié en la laguna salió como si lo hubiese hecho toda mi vida.

La cosa es que es que tenés que subir por detrás del kayak e irte deslizando hasta llegar al cocpik, meter la cola adentro y luego las piernas. Esto es porque en nuestra cola, caderas, está prácticamente el centro de gravedad y al meterla primero hacemos que este baje y esté por debajo o apenas arriba de la línea de flotación.

La cosa es que mis caderas son un poco más anchas que el cocpik y por lo tanto quedo ahí colgado. Así que mi técnica es meter una pierna primero y al inclinarme entro perfecto. Ahora bien, el tema es que, hace eso, implica que el centro de gravedad esté muy por encima de la línea de flotación y al meter una pierna las leyes de la física entran a funcionar con todo rigor y hagan que eso empiece a moverse de un lado para el otro para finalmente caer al agua.

Pero la segunda vez, tratando de no hacer apoyo en el agua me costó… pero lo logré.

Así que Juan viendo que la tenía clara, hicimos un pequeño paseo por la laguna. Fuímos hasta enfrente la playa enfrente del CERIDE. Pero, a mitad de camino, prácticamente en el medio de la laguna, paramos a darnos un chapuzón.

Como ahí es profundo, el agua estaba fresca, realmente muy agradable. Así que estuvimos como media hora hablando al pedo y disfrutando de la tranquilidad ya que no había ninguna lancha o moto de agua “molestando” por la zona 😛

Pasado eso, era cosa de retomar la travesía. Y traté de subirme al kayak… no se que pasó, pero se me complicó enormemente. Un poco por el chaleco salvavidas que no me quedaba muy bien, así que se me cruzaba para todos lados. En la medida que iba intentando más me cansaba… y realmente cansa muchísimo.

Terminé por llenar el kayak de agua :(, así y todo logré subir… pero un kayak con mucha agua adentro es muy inestable, porque el agua empieza a ir de un lado para el otro cuando se balancea y hace que pierdas el equilibrio muy fácilmente.

Juan viendo que se iba a tornar medio imposible el tema, me dio su kayak y el subió al mío. Me costó mucho subir al “rojo” (color del kayak, el que venía yo utilizando es el “amarillo”) porque no tiene nada de donde agarrarte y te resbalás por todos lados. En cambio, el amarillo tiene la tapa de un tambuche arriba, de donde te agarrás… me mientras te estás subiendo eso puede “castrarte”… así que no se cual es peor.

En fin, con la ayuda de Juan logré subir, el subió al amarillo y partimos hacia la playa del CERIDE para completar la mini travesía.

Llegamos y lo primero obviamente fue sacar el agua del kayak amarillo. Descansamos unos minutos y pegamos la vuelta.

Entre remo y remo, hablando un poco más, un poco menos… llegamos nuevamente al club… sin demasiado aliento por mi parte 🙁

Pero… sigue estando copado esto 🙂

Las lecciones del día:

  • Más vale subir al kayak despacio y bien que mal muchas veces. Célebre frase de Juan. Esto apunta es que, subir al kayak es bastante cansador, así es recomendable hacerlo una vez bien, que tratar de hacerlo rápido y mal muchas veces… eso cuesta energía.
  • Salir del kayak implica solo salir uno, no dar vuelta el kayak a propósito que lo único que uno logra es que se llene de agua.
  • Salir siempre con una bomba de achique o al menos un tarrito o algo para sacar el agua (esta vez nos habíamos olvidado de eso 🙁 )

Bueno, será hasta el miércoles 🙂

Enlaces relacionados:

Un comentario sobre “Kayakismo: día 4”

  1. Que asco, un chapuzon por esas aguas re contaminadas con las eses de los vecinos de Guadalupe.., el chancho enjabonado serias vos…,pero intentando subir al kayak..juaaaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *